miércoles, 28 de septiembre de 2022

Casa Ciriaco, un paseo por la gastronomía y la Historia de España.

CASA CIRIACO, UN PASEO POR LA GASTRONOMÍA Y LA HISTORIA DE ESPAÑA. 

 

Entradas a Casa Ciriaco por la calle Mayor y la calle San Nicolás.

Rodeado de edificios tan ilustres  como el palacio de Abrantes, el palacio de Uceda (Capitanía) y la Catedral Castrense, en el número 84 de la calle Mayor nos encontramos con el restaurante Casa Ciriaco.

El lema de Casa Ciriaco, expuesto en uno de sus salones.

“Comer es una necesidad. Saber comer es un arte” es el emblema de esta Casa, enmarcado junto con las numerosas fotografías dedicadas, recortes de prensa, recuerdos y cuadros con solera que abarrotan sus históricas paredes. 

Animada tertulia en los años 50 , con Ciriaco Muñoz con chaqueta blanca en primer término.

Su origen se remonta a 1887, cuando se abre este local como almacén y tienda de vinos. En 1923 los hermanos Pablo y Ciriaco Muñoz Sanz, que llevaban seis años trabajando allí, deciden quedarse con el negocio. Poco tiempo después, en 1929, inauguran el restaurante con el nombre de “Casa Ciriaco”. Tras casi cuatro décadas de oficio, en 1967 traspasaron la gestión a los hermanos Chicharro, camareros de la Casa que continuaron el negocio. 

Lienzo costumbrista de José fuente, con un carruaje a las puertas de Casa Ciriaco.

A mediados de 2018, el restaurante pasó a manos de nuevos propietarios. Tras unos meses de cierre, el local fue actualizado y puesto al día sin perder su esencia. En septiembre de ese año abrió de nuevo sus puertas a la ciudad de Madrid bajo la dirección de Carlos Figueroa.

Detalle del escudo de Casa Ciriaco, grabado en una silla.

Este renombrado restaurante encierra buena parte de la historia de España. En sus mesas se han sentado una extensa relación de destacadas personalidades: reyes, príncipes, políticos, artistas, escritores, intelectuales y un sinfín de personajes de la vida pública española. En sus manteles han saboreado sus afamados y castizos guisos, y sus salones han sido testigos de prestigiosas tertulias.

Desde un balcón de la aercera planta de esta finca en la calle Mayor 84, Mateo Morral lanzó la bomba a los reyes

El 31 de mayo de 1906 el cortejo con los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia recorría el trayecto entre la Iglesia de los Jerónimo y el Palacio Real, tras haber contraído matrimonio. Al pasar junto a Casa Ciriaco, el anarquista Mateo Morral les lanzó una bomba dentro de un ramo de flores desde el balcón de la pensión del tercer piso de la finca.

Atentado contra los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia en 1906 a las puertas de Casa Ciriaco. Fotografia de Eugenio Mesonero Romanos. Fuente: Archivo diario ABC

Al rebotar la bomba en los cables del tranvía no llegó a caer sobre el carruaje real, pero la deflagración costó la vida a veinticuatro personas e hirió a más de cien ciudadanos, salvándose los recién casados. El momento de la explosión fue recogido por el diario ABC en una fotografía obtenida fortuitamente por Eugenio Mesonero Romanos, nieto del escritor Ramón Mesonero Romanos, que dio la vuelta al mundo.

Placa en la fachada del restaurante que recuerda a Valle Inclán y su obra "Luces de Bohemia".

En la fachada de Casa Ciriaco, una placa de mármol recuerda que Ramón del Valle Inclán situó en este lugar la añosa librería “la Cueva de Zaratustra”, donde el protagonista Max Estella comienza el esperpéntico peregrinaje por la noche madrileña, en una de las escenas del libro “Luces de Bohemia” (1924).

Aquí estuvo cenando por última vez el gran pintor Ignacio Zuloaga. Pocos días después, el 31 de octubre de 1945, falleció en su casa-estudio de la cercana plaza de las Vistillas.


Rincón de la zona del bar, con una antigua nevera todavía en uso y unos odres de vino.

La más famosa tertulia que tenía lugar mensualmente en los salones de Casa Ciriaco fue fundada por Julio Camba (1884-1962), escritor y periodista de ideas anarquistas que fue moderándose con el tiempo. Años más tarde fue continuada con el nombre de “Amigos de Julio Camba” y presidida por Antonio Mingote, hasta su muerte en 2012. Se reunía la tercera semana de cada mes y llegó a tener hasta setenta tertulianos .

Escudo de Casa Ciriaco, diseñado por Antonio Mingote.

El recortadísimo dibujante, escritor y académico Antonio Mingote (1919-2012) era un cliente habitual y gran amigo de esta Casa. Para ella diseñó el original escudo que preside el salón principal, con un divertido personaje con armadura bebiendo de un porrón de vino, racimos de uvas y un pollo asado atravesado por una espada.

Barra de Casa Ciriaco. .

Nada más traspasar su puerta nos encontramos con una clásica barra de madera, antiguas estanterías repletas de vinos y licores y friso de azulejos. Sobre una antigua nevera blanca, todavía en uso, vemos unos viejos odres de vino. En este espacio algunas mesas clásicas de mármol acogen a los parroquianos que acuden a tomar una bebida, acompañada de sus afamadas “cazuelitas”.

Rincón del primer comedor.

A continuación pasamos al primer salón comedor, dónde se puede disfrutar de la cocina que tan espléndidamente dirige Cristina Alonso. Recortes de prensa, fotografías y cuadros se distribuyen por las cuatro paredes, como testimonio de su rico pasado. En un rincón, una gran fotografía recuerda el atentado al rey Alfonso XIII en 1906 a las puertas del local.

Pasillo de acceso al Comedor Julio Camba.

Desde este salón, un pasillo nos conduce al diáfano comedor principal, llamado “Julio Camba” en homenaje a este escritor y periodista, cuya vida estuvo muy unida a Casa Ciriaco.

Rincón dedicado a los toreros y al mundo taurino.

 Entrando a mano derecha nos encontramos con el rincón dedicado a los toreros y al mundo taurino, con recuerdos de figuras como Juan Belmonte, Domingo Ortega o del crítico taurino Vicente Zabala.


Rincón con dibujos originales de Antonio Mingote.

 Junto a la ventana que mira a la calle Factor, unos dibujos con personajes populares madrileños creados por el genial dibujante y escritor Antonio Mingote, sirven de homenaje a este gran artista.


Pared dedicada a los artistas y detalle de las fotografías dedicadas. 

 En la parte central, una pared está dedicada a los artistas, actores, periodistas e intelectuales, como Pablo Picasso, Andrés Segovia, Ortega y Gasset, Matías Prats, José Luis López Vázquez, Miguel Gila, Aurora Bautista y un largo etcétera.


Salón Real y detalle de las fotografías dedicadas por la Familia Real.  

 El extremo de este espacio que mira a la calle Mayor es el llamado “Salón Real”, dedicado a la Familia Real. Contiene numerosas fotografías y dedicatorias de los actuales reyes Don Felipe VI, Doña Letizia y sus hijas, de los anteriores monarcas y de los Condes de Barcelona, clientes habituales de la Casa.  También podemos ver escudos y recuerdos militares, junto a una escultura del Apóstol Santiago.   

Primer salón de la bodega, con la biblioteca y vinoteca al fono.  

Desde aquí parte una escalera que conduce al  sótano del edificio, dónde encontramos las bodegas. Este espacio, construido en el siglo XVIII, está cubierto con las bóvedas de ladrillo típicas del Madrid de los Austrias. Aloja dos grandes comedores privados y una surtida bodega. 

Rincón de la bodega con parte de la gran colección de botellas. 

Además de los caldos que Casa Ciriaco sirve al público, podemos admirar un pequeño museo con una sorprendente colección de botellas de vinos y licores.  Hay ejemplares con más de 100 años de antigüedad, destacando entre ellas las etiquetadas con las fotografías de renombrados personajes de la vida política nacional.

Comedor principal de la bodega.

Como curiosidad, Casa Ciriaco ofrece al público la “Tortilla a lo Ayuso”, en homenaje a la Presidenta de la Comunidad de Madrid y clienta de la Casa por su apoyo a la hostelería durante la pandemia. El restaurante ha obtenido reconocidos premios por platos tan madrileñísimos como la gallina en pepitoria o los callos con garbanzos. En su carta destacan además el rabo estofado, las albóndigas de ternera y, cómo no, el cocido madrileño,

 Servicio esmerado y amable, excelentes viandas, lealtad y discreción con los amigos y clientes son las señas de identidad de este restaurante, al que deseamos muchos años de vida.

Casa Ciriaco, un clásico renovado en la calle Mayor

Muchas gracias a Carlos Figueroa, gerente de Casa Ciriaco por su amabilidad y por todas las facilidades dadas para la realización de las fotografías.

Fotografías:  Elena Martínez.

 

Copyright © José Luis Rodríguez-Checa 2022.

Prohibida la reproducción total o parcial del artículo y las fotografías, salvo autorización escrita del autor.

viernes, 1 de julio de 2022

El olvidado pegaso del Ministerio de Agricultura.

EL OLVIDADO PEGASO DEL MINISTERIO DE AGRICULTURA. 


Grupo escultórico del pegaso de mármol original del Ministerio de Agricultura, en su actual ubicación de la calle Áncora 41.

Aprisionado en una estructura metálica y rodeado de adelfas en flor y maleza, uno de los “pegasos” de mármol originales del edificio del Ministerio de Agricultura de Atocha yace olvidado desde hace varios años. Se encuentra dentro de unas instalaciones propiedad del Ayuntamiento de Madrid en el distrito de Arganzuela. La escultura se encuentra junto a una nave que albergó hace años la Escuela Municipal de Cantería, en la calle Áncora 41.

El pegaso abandonado, montado por una figura que representa a la Industria.

Fragmento original del ala del pegaso, almacenada junto con otros objetos de piedra de la antigua Escuela Municipal de Cantería.

 Esa estructura que le rodea sirvió en 2005 para transportarle hasta este lugar en su último viaje madrileño, procedente de la plaza de Legazpi, dónde se exhibía frente a su compañero gemelo. Este caballo alado está montado por una figura masculina que simboliza la Industria y está  acompañado de una figura femenina que representa la Agricultura.

Detalle del caballo esculpido "en corbeta", erguido sobre sus patas traseras.

 Los técnicos municipales decidieron suprimirle de la plaza debido a la ampliación de la estación de metro de Legazpi, cuya nueva cubierta no podía soportar el gran peso de la monumental escultura.

En la plaza de Legazpi quedó solitario desde entonces su compañero equino, con un ala cercenada. A pocos metros de allí, cruzando el río por el puente de la Princesa, la glorieta de Cádiz luce en su rotonda central el tercer conjunto escultórico que modeló Agustín Querol para la azotea del Ministerio de Atocha junto a los dos pegasos. Se trata de la Gloria, victoria alada que porta una rama de palma y una corona de laurel. Junto a ella, dos mujeres representan a la Ciencia y al Arte.

Grupo de La Gloria, junto con la Ciencia y el Arte, en la rotonda de la glorieta de Cádiz.

La historia de estas portentosas esculturas de mármol se remontan a finales del siglo XIX. El arquitecto Ricardo Velázquez Bosco, autor de conocidas obras madrileñas como el Palacio de Velázquez del Retiro o la Escuela de Minas de Rios Rosas, construyó en 1897 junto a la glorieta de Atocha el denominado entonces Ministerio de Fomento.

Imagen del antiguo Ministerio de Fomento en 1916. Fuente :  http://www.memoriademadrid.es/

En la fachada principal el arquitecto ideó un gran pórtico con columnas gigantes corintias pareadas, rematado con un gran ático. Para coronarlo, encargó al escultor Agustín Querol los tres grupos escultóricos. El artista envió en 1898 los moldes de sus obras a Roma, donde fueron esculpidos por especialistas utilizando mármol de Carrara, terminándose en 1905.

Fachada principal del Ministerio de Fomento entre 1906 y 1914. Fuente :  http://www.memoriademadrid.es/

Seguidamente fueron enviadas a España en barco, llegando al puerto de Alicante dónde se cargaron en un tren de mercancías. Por entonces se tuvo que limar parte de las alas de los pegasos para que pudieran pasar por los túneles ferroviarios. Una vez en Madrid, hubo que construir un gran andamiaje con una enorme rampa para que las estatuas pudieran ser elevadas al ático del edificio.

Desmontaje de las esculturas en 1976. Fuente :  https://www.amigosmadrid.es/

A comienzos de los años setenta, las figuras estaban bastante deterioradas debido a la contaminación y el paso del tiempo. Un fragmento de mármol de veinte  kilos de peso se desprendió y cayó al suelo a las puertas del Ministerio, sin que afortunadamente hubiera víctimas. En 1974 se decidió desmontar las esculturas y encargar al prestigioso escultor Juan de Ávalos unas copias huecas en bronce, aligerando así el gran peso de más de 200 toneladas que soportaba el edificio.

Ático central del actual Ministerio de Agricultura, con las réplicas en bronce de los tres grupos escultóricos realizadas por Juan de Ávalos.

Las esculturas estuvieron abandonadas muchos años en el almacén municipal de esculturas de la Casa de Campo, sufriendo un gran deterioro. Debido a su gran valor artístico el Consistorio decidió en 1989 recuperarlas, destinando cien millones de pesetas de la época (600.000 €) para su restauración.

Jardines de Gregorio Ordóñez de la calle Príncipe de Vergara, dónde estuvo instalada provisionalmente el conjunto de la Gloria.

En 1991 se construyeron tres grandes plintos de granito en una zona ajardinada de la calle Príncipe de Vergara, entre las calles Maldonado y Juan Bravo, denominada hoy día Jardines de Gregorio Ordoñez.  Sólo se llegó a colocar la Gloria central, abandonándose el proyecto debido al gran peso que tendría que soportar el aparcamiento subterráneo. La Gloria volvió de nuevo a los almacenes municipales, instalándose pocos años más tarde en la glorieta de Cádiz,  puerta de entrada al distrito de Usera.

Parte trasera del grupo de La Gloria en la glorieta de Cádiz, que mira hacia la avenida de Córdoba. 

El 26 de enero de 1997, los brazos de los semáforos en las calles Áncora y paseo de las Delicias tuvieron que ser desmontados temporalmente para el paso de la comitiva. A poca velocidad y subidas en camiones especiales, los equinos alados abandonaron la Escuela Municipal de Cantería de la calle Áncora y enfilaron hacia Legazpi, escoltados por la Policía Municipal y técnicos municipales. Ambas esculturas fueron instaladas en la plaza de Legazpi, uno frente al otro, utilizando para ello la grúa más potente de España en la época.

El pegaso de la plaza de Legazpi, acompañado de la mujer que representa a la Literatura y la Poesía. 
Portada del Diario ABC del 27 de enero de 1997 con la grúa en la plaza de Legazpi. Fuente :  https://www.abc.es/archivo

En 2005, las obras de la nueva estación de metro de Legazpi obligaron a separar a los dos pegasos, que no han vuelto a verse desde entonces.  Diecisiete años después de la brusca separación de su hermano gemelo, el equino alado de la plaza de Legazpi  ahoga sus penas montado por la Sabiduría  y acompañado de una fémina que representa a la Literatura y la Poesía.

El pegaso de la plaza de Legazpi, montado por la Sabiduría, con restos de la nevada "Filomena" en enero de 2021. 

Atardecer en la plaza de Legazpi en enero de 2021, tras la nevada "Filomena".
 

Muchas gracias a Ángel Payar, Jefe de Servicio del Ayuntamiento de Madrid por permitirme el acceso a las dependencias municipales y las facilidades dadas para la realización de las fotografías.

 

Copyright © José Luis Rodríguez-Checa 2022.

Prohibida la reproducción total o parcial del artículo y las fotografías, salvo autorización escrita del autor.

domingo, 12 de junio de 2022

El Círculo de Bellas Artes, atalaya de la Cultura madrileña.

EL CÍRCULO DE BELLAS ARTES, ATALAYA DE LA CULTURA MADRILEÑA.



Edificio del Círculo de Bellas Artes de Madrid (CBA), en la calle Alcalá 42.

Como si de una auténtica atalaya se tratara, el Círculo de Bellas Artes de Madrid se alza en el número 42 de la calle Alcalá con su inexpugnable torre vigilada por Minerva, diosa de la sabiduría y de las artes. Fue construido entre 1919 y 1926 por el gran arquitecto Antonio Palacios (1874-1945) con un coste de seis millones de pesetas de la época (36.000 €). 

El inmueble sobresale por sus grandes volúmenes y fachadas de estilo ecléctico, erigiéndose como un destacado icono urbano en dicha vía, aunque el acceso principal se encuentra en la calle Marqués de Casa Riera.

Tarjeta postal de la empresa Hauser y Menet (1920-1925). Fuente: http://www.memoriademadrid.es/

Este importantísimo centro de creación y difusión cultural de alcance internacional tiene una activa programación de actividades en la que destacan las artes plásticas, la literatura, las ciencias, la filosofía, el cine o el teatro. 

Proyecto firmado por Antonio Palacios en 1919 para el Círculo. Fachada de la calle Marqués de Casa Riera. Fuente :  http://hiddenarchitecture.net/

El origen del Círculo se remonta a comienzos de 1880, cuando un grupo de artistas decide  fundar una institución que les permitiera programar sus propias exposiciones y alejarse del férreo control oficial y el gusto conservador de la época. Su fundación oficial tuvo lugar el 16 de abril de ese año en el número 5 de la calle Barquillo

Su primer presidente fue el pintor Juan Martínez de Espinosa, contando inicialmente con 267 socios. Entre sus más conocidos directivos a lo largo de su historia destacan el dramaturgo y premio Nobel Jacinto Benavente, el comediógrafo Carlos Arniches, o el periodista Joaquín Calvo Sotelo.

Antigua piscina del Círculo, hoy desaparecida, que podía verse desde un suelo de cristal del vestíbulo. Fuente :  http://hiddenarchitecture.net/

Antigua sala de la biblioteca del Círculo. Fuente:  https://www.circulobellasartes.com/

Desde su fundación y hasta la construcción del edificio actual, el Círculo pasó por numerosas sedes madrileñas. Reconocidos personajes de la historia de España han tenido relación con esta institución, como un joven Pablo Picasso que acudía a sus clases de pintura, o el novelista Ramón del Valle-Inclán, que estrenó su primera obra en el Teatro con su compañía “El Cántaro Roto”.

El rey Alfonso XIII en la azotea del CBA durante la inauguración en 1926. Fuente : https://www.abc.es/madrid

Vestíbulo principal y arranque de la gran escalera. 

Nada más entrar al Círculo por la entrada principal de la calle Marqués de Casa Riera, unas escaleras nos conducen al amplio vestíbulo. Desde allí nace la monumental escalera de mármol blanco, cuyos brazos nos conducen a sus seis plantas. A mano izquierda podemos ver la Sala Goya, utilizada para exposiciones,  y a nuestra derecha unas puertas con artísticas vidrieras nos permiten acceder al café-restaurante La Pecera.   

Gran escalera, en cuyos huecos estaban antiguamente los ascensores de madera.

Puertas de acceso al café-restaurante "La Pecera" desde el vestíbulo.

La sala más espectacular del inmueble se encuentra en la segunda planta. Es el llamado Salón de Baile, con las características columnas pareadas muy del estilo de Palacios, coronado por una ecléctica y colorista bóveda. 

Salón de Baile  rematado con una bóveda. Al fondo, antiguo acceso a la Sala Fernando de Rojas.
Detalle de la bóveda del Salón de Baile.
Lateral del Salón de Baile con ventanales que miran a la calle Alcalá. Detalle de las molduras del techo y de las columnas pareadas que lo decoran.

Una de las tradiciones más antiguas de este centro es la celebración del Baile de Máscaras durante la noche del sábado de Carnaval. El primer baile tuvo lugar en 1881 en el Teatro de la Comedia.  Tras la prohibición de los carnavales tras la guerra civil, y un breve paréntesis entre 1948 y 1950  el que se celebraron “bailes de exaltación de los trajes regionales”, no se recuperó totalmente esta tradición hasta 1984.

Antigua imágen del Salón de Baile. Fuente :  http://hiddenarchitecture.net/

Fiesta de Carnaval a comienzos del s. XX. Fuente : https://www.abc.es/madrid

Cartel del Baile de Máscaras de 1911, obra de Rafael de Penagos.  Fuente: https://elpais.com/ 

En 1892 se encargó el primer cartel anunciador del baile al pintor Cecilio Plá. A comienzos del siglo XX se instituyó un Concurso anual al que se presentaban los mejores ilustradores de la época. Por ello el Círculo atesora una gran colección de carteles, realizados por prestigiosos artistas como Salvador Bartolozzi, Rafael Penagos, Federico Ribas o Eulogio Varela, entre otros muchos.

Cartel del Baile de Máscaras de 1913, celebrado en el Teatro Real. Autor desconocido.  Fuente: https://elpais.com/ 

Cartel del Baile de Máscaras de 1934, obra de Bernardo Mezquita.  Fuente: https://elpais.com/ 

Como anécdota, señalar que en los años 60 del siglo XX, el Círculo se convirtió en un casino clandestino, con mesas de cartas y ruletas. Ocupaba la histórica Sala de las Columnas y contaba con la connivencia de las autoridades, en una época en la que el juego estaba prohibido en España. 

Sala de las Columnas del CBA en la actualidad. Fuente:  https://www.circulobellasartes.com/

El CBA fue poco a poco sumiéndose en una decadencia de la que logró salvarse a mediados de los años 80, con la renovación de la Junta directiva, la creación de un consorcio que buscó fuentes de financiación externas y la renovación de las instalaciones.

Panorámica del bar-terraza de la azotea y estatua de la diosa Minerva. Fuente: https://www.circulobellasartes.com/

Detalle de la decoración de piedra y cerámica del torreón, utilizado antiguamente como sala donde se impartían clases de pintura.

Desde hace unos años su azotea es una de las atracciones turísticas más visitadas de Madrid, debido a su amplio bar-terraza situada a 56 metros de altura, con espectaculares vistas sobre la calle Alcalá, la Gran Vía y la plaza de Cibeles.  

Vistas de la calle de Alcalá y la zona norte de Madrid desde la azotea. A la derecha vemos el Instituto Cervantes, construido por Antonio Palacios en 1918.
Estatua de la diosa Minerva, emblema del Círculo. 

Detalle de la parte posterior de la diosa Minerva, creada en 1964 por Juan Luis Vassallo.

Aunque la estatua de la diosa Minerva que corona el Círculo aparecía en el proyecto original de Palacios, no se instaló entonces por falta de presupuesto. En 1966 se colocó en la azotea esta escultura en bronce de Juan Luis Vassallo. con un peso de más de 3.000 kilos y una altura de 7,50 metros.  Según cuentan las crónicas, para su instalación se emplearon tres grúas, siendo más elevado el gasto de todo este montaje que el coste de la propia escultura.

Rincón de La Pecera que mira a la calle Alcalá, con las características columnas pareadas muy utilizadas por Antonio Palacios. 
Parte central del salón de la Pecera, con la escultura "El salto de Léucade", obra de Moisés de Huerta. 

Parte de la planta baja y toda la fachada que mira a la calle Alcalá está ocupada por su conocida cafetería-restaurante “La Pecera”, con una terraza en la calle protegida por un enorme toldo con el logotipo del CBA, obra de Alberto Corazón. Conserva la decoración original de Palacios y está adornada con varias obras de arte, entre las que destaca la escultura "El salto de Léucade", obra de Moisés de Huerta. 

En la cuarta planta podemos ver La Fuentecilla, el remate en forma de fuente del pináculo de la cúpula del Salón de Baile.  Fuente : https://www.circulobellasartes.com/

El Círculo es una entidad cultural privada en la que colaboran organismos oficiales y empresas privadas. Se financia con las aportaciones de sus más de 3.000 socios, de los patrocinadores y con el alquiler de sus salas para eventos externos o rodaje de películas. Toda su programación se difunde a través de la revista Minerva, la emisora Radio Círculo y una amplia presencia en las redes sociales. 

Patio de butacas del Teatro Fernando de Rojas. Fuente : https://www.circulobellasartes.com/

El edificio tiene una superficie de 15.000 m2 dedicados a la Cultura. Dispone del Teatro Fernando de Rojas,  tres salas de exposiciones, siete salas de usos polivalentes, una planta entera dedicada a talleres y cursos de dibujo, pintura y grabado, y un cine-estudio. 

Para  algunas de estas actividades es necesario contar con el carnet de socio del CBA, como el acceso a la Biblioteca o la Sala de Billares. La entidad conserva un fondo patrimonial de más de 1200 piezas de pintura, escultura, grabados, dibujos, carteles, documentos y libros.

Sala de Juntas (plta. 3ª). Lugar de reunión del órgano rector del CBA y sala polivalente. Está adornada con obras artísticas de su fondo patrimonial.  Fuente : https://www.circulobellasartes.com/

La Sibila Casandra, escultura en pórfido negro obra de 1917 del artista  Juan Cristóbal, situada en el rellano de la escalera.

Esta Institución realiza más de 3.000 actividades anuales y recibe la visita anual de más de 1.300.000 personas. Uno de los actos públicos más conocidos y populares del Círculo es la Lectura Continuada del Quijote, que realiza cada año el 23 de abril, Día Internacional de Libro.

Balconada de la segunda planta que mira a la calle Marqués de Casa Riera. La fachada repite el esquema de las columnas pareadas que hay en el interior de esa planta, en el Salón de Baile. 

Esquina exterior del edificio. En la exposición dedicada en 2001 en el CBA al arquitecto Palacios, autor de este portentoso edificio, se compuso un Soneto en el que estaba escrito: "tiene la admirable propiedad de mantenerse todo sobre una pequeña columna".

 

Muchas gracias a Sofía García, Coordinadora de Comunicación, por abrirme las puertas del Círculo. Fotografías de Elena Martínez.

 

Copyright © José Luis Rodríguez-Checa 2022.

Prohibida la reproducción total o parcial del artículo y las fotografías, salvo autorización escrita del autor.

 

Casa Ciriaco, un paseo por la gastronomía y la Historia de España.

CASA CIRIACO, UN PASEO POR LA GASTRONOMÍA Y LA HISTORIA DE ESPAÑA.    Entradas a Casa Ciriaco por la calle Mayor y la calle San Nicolás. Rod...